ESP
martes, 13 de noviembre de 2018
Dile a Cosme que persevere, ahora empiezo yo
Visitas 1237
- Por: Andrea de Juan Ruiz, Kiwi
Primer premio de 1º de Educación Secundaria

-                        Papá, Papá

-                        Dime Juán

-                        El abuelo me ha hablado de un hombre muy generoso que se llamaba COSME MUÑOZ PEREZ.

-                        ¡ Ah ¡ sí, me acuerdo de esa historia.  El fundó un colegio para huérfanas.

-                        Y, ¿cómo lo hizo?

-                        Te lo voy a contar

-                        Hace 400 años en Córdoba, el Padre Cosme estaba triste porque los hombres tenían una educación y las mujeres, sobre todo las huérfanas, no.  Esto le preocupo mucho al Padres Cosme, que las mujeres no tuvieran una educación y que solo se ocuparan de la casa y del trabajo doméstico.

 

El tuvo una idea: Fundaría un colegio para niñas huérfanas.  Muchos le ayudaron con su sueño, con su obra, no importa que algunos no le ayudaran, si no que las niñas huérfanas o, sus “Angelitos”, como el las llamaba, tuvieran una educación.  El colegio pudo construirse, el P. Cosme recogió a las niñas huérfanas y pobres.  Feliz, él les daba una educación a sus “Angelitos”.

 

Las niñas recibieron una educación y por tanto el Padre Cosme era feliz.  En el año 1636 murió el Padre Cosme.

 

-                        ¡Qué bonito era lo que hacía el P. Cosme!, era un hombre muy generoso y quería mucho a sus “Angelitos” ¿verdad papá?.

-                        Si hijo, el Padre Cosme fue un hombre generoso y amable.

-                        ¿ Y las niñas se quedaron sin colegio cuando murió el Padre Cosme?

-                        - No hijo, el colegio siguió adelante,  todas las personas que lo apoyaron y lo ayudaron siguieron adelante con el colegio.

-                        - ¿ Y como es?

-                        - El colegio ahora es mixto y sigue siendo como cuando estaba el Padre Cosme.  Siguen educando a los niños y  a las niñas del mundo.  Siguen confiando en el P. Cosme que está presente en “Nuestra Señora de la Piedad”.

-                        Entonces, papá, aunque hayan pasado 400 años, el sueño del P. Cosme sigue existiendo.

-                        Si, y siempre lo hará.

-                        Yo de mayor quiero ser como el P. Cosme y ayudar a la educación de niños y niñas.

-                        Hijo, para ayudar a la educación de niños y niñas no necesitas se como él, sino seguir su ejemplo y su esperanza.

-                        Gracias papá por esta historia.

-                        De nada, hijo.

Dosatic S.L. © 2018
Site desarrollado por DYNAMO 3.5

Política de Privacidad